Amontonamiento en el centro a días del comienzo de las clases.

A dos días del inicio de clases, desde temprano varios locales amanecieron colmados de gente.


La fiebre por la vuelta a las escuelas, se siente en pleno centro salteño por el colapso y amontonamiento en locales y sus alrededores.

Si bien se ha comunicado reiteradas veces la importancia del respeto de las medidas sanitarias para evitar complicaciones a la hora de normalizar un poco el sistema, la desesperación por conseguir los insumos relacionados a la escolaridad presencial, desborda los limites impuestos.

Los locales con mayor presencia de amontonamiento responden a librerías y tiendas de insumentaria y calzado. No son solo las finas interminables que obstaculizan la vía pública, sino que en el interior de los locales, la cantidad de gente consumiendo traspasa el numero de clientes estipulado en la normativa para resguardarnos del Covid-19

Los locales estaban repletos y el centro tenía un fuerte movimiento, además de la presencia de los manteros que se encuentran en su labor.