Austria cobra 4.000 dólares como multa a quienes no quieren vacunarse

Ante la nueva ola de contagios y los records que se vienen registrando en el mundo, el país europeo decidió que en su suelo rija la obligatoriedad de la vacuna para todos los mayores de 18 años y cobrará una multa a quien no se inocule.

Los países de la Unión Europea implementan políticas más estrictas para las personas que no se han querido vacunar, con el fin de alentar a más residentes a inmunizarse contra el coronavirus.

Austria es una de esas naciones que dispuso duras multas para quienes no se hayan inmunizado, que consta de una gran suma de dinero.

El Gobierno austriaco lo había anunciado en noviembre de 2021 y ahora hace parte de la legislación, a pesar de manifestaciones casi todos los fines de semana que reúnen decenas de miles de personas.

A partir del 1 de febrero, todos los residentes de Austria de 18 años en adelante tienen que vacunarse, o se enfrentarán a una multa de entre 600 euros (678 dólares) y 3.600 euros (4.085 dólares). Los controles comenzarán el 15 de marzo.

La disposición también especifica que quedan exentos de cumplir con la normativa las mujeres embarazadas, personas para las que la vacuna suponga un riesgo y quienes se hayan recuperado de la enfermedad en los últimos 180 días.

Esta medida será aplicada en tres instancias, para dar a las personas un tiempo prudencial para cumplir la norma antes de aplicar la multa.

Las autoridades enviarán una carta recordatoria a todas las personas no vacunadas, según la ley que establece la vacunación obligatoria. De ignorar esta misiva se impondrá una cita obligatoria para vacunarse, y en caso de ignorar a las autoridades, se aplicará de forma automática la multa.

El sábado, unas 27.000 personas se manifestaron en la capital austriaca contra la medida, alegando que va contra las libertades individuales.

Cabe destacar que, el gobierno austriaco dispone de una amplia mayoría en el Parlamento: además de los conservadores y los ecologistas, los líderes de los partidos socialdemócrata y liberal apoyan el texto. Solo la extrema derecha se opone.

La coalición de gobierno del Canciller Karl Nehammer trabajó con dos de los tres partidos de la oposición. Sólo el partido ultranacionalista y antivacunas FPÖ se opuso en bloque.

Deja una respuesta