Brasil: se abren iglesias en el peor momento de la pandemia

La autorización fue dada por el juez Nunes Marques, quien consideró que la actividad religiosa es un “servicio esencial”


La apertura de iglesias y templos este Domingo de Resurrección, autorizada por un juez del Tribunal Supremo, se ha convertido en objeto de discusión en Brasil, en momentos en los que el país vive la peor fase de la pandemia y supera ya las 330.000 muertes por covid-19.

La medida establece que las iglesias deben operar hasta al 25% de su capacidad, cumplir con las reglas de distanciamiento social y mantener el espacio aireado con ventanas y puertas abiertas siempre que sea posible. También es obligatorio el uso de mascarillas, el suministro de alcohol en gel y el control de temperatura de los fieles en la entrada.

La decisión fue publicada oficialmente el sábado luego de que la Anajure (Asociación Nacional de Juristas Evangélicos) interpusiera una acción de discordancia ante la Corte Suprema alegando que la suspensión de servicios religiosos y misas viola un derecho fundamental a la libertad religiosa y el principio secular del Estado.

No obstante, la determinación del juez, que deberá ser analizada por el pleno del Supremo, va en contramano con la decisión adoptada por la máxima corte del país, la cual ratificó la autonomía de los gobernadores y alcalde en la adopción de medidas para frenar el virus.

Las discusiones respeto a esta situación no cesan y las redes sociales no paran de opinar al respecto. Hasta el momento, algunas iglesias prosiguen con sus puertas abiertas a pesar de la alarmante situación actual del país.

 

Deja una respuesta