Canadá: Levantaron la prohibición a homosexuales para donar sangre

En un contexto en el que los derechos humanos relacionados al colectivo LGBT se ven intalados y avanzando en todo el mundo, en algunos países, todavía consideran riesgosa la donación de sangre de personas homosexuales.

Este último ya no es el caso de Canadá, ya que anunció este jueves el fin de las restricciones para que hombres homosexuales y bisexuales puedan donar sangre, con lo que se pondrá fin a un impedimento que se remonta a la crisis del VIH/sida de los años 80 y 90.

En su lugar, los donantes serán examinados para detectar comportamientos sexuales de alto riesgo, independientemente del género o la sexualidad.

Health Canada calificó la medida como “un hito importante hacia un sistema de donación de sangre más inclusivo”.

Países de todo el mundo han estado levantando prohibiciones similares en los últimos años.

“Con este nuevo enfoque, los Servicios Canadienses de Sangre introducirán un cuestionario de selección de donantes basado en el comportamiento sexual que se aplicará a todos los donantes de sangre y plasma”, dijo el departamento de Salud en un comunicado.

Así estipularon que, a partir del 30 de septiembre, no se preguntará a los posibles donantes sobre su orientación sexual durante el proceso de selección, sino si se involucran en algún comportamiento sexual de mayor riesgo.

Una investigación citada por el Ministerio de Sanidad canadiense mostró que el riesgo actual de contraer el VIH a través de una transfusión de sangre, con todas las muestras analizadas, se estimaba “muy bajo”: 1 de cada 20,7 millones.

Esto se enmarca en una serie de cambios en el régimen de donación de sangre que se han estado aplicando durante la última década, que vio cómo los períodos de espera para las donaciones por parte de los hombres homosexuales se redujeron progresivamente de una prohibición de por vida a tres meses en 2019.

Eso significaba que los hombres que habían tenido relaciones sexuales con hombres, debían mantener abstinencia sexual y sólo podían donar sangre al menos 90 días después.

Con los años, los defensores de las minorías dijeron que la política era discriminatoria y no se basaba en la ciencia.

Deja una respuesta