Cerrillos: una joven amenazó a su madre con un arma y ahora irá a prisión

El fiscal penal de Cerrillos, Federico Gabriel Portal representó al Ministerio Público Fiscal en la audiencia de juicio abreviado en la que esta semana, la jueza de Garantías de Séptima Nominación, María Edith Rodríguez condenó a Anhan Sarai García, de 25 años, a la pena de un año de prisión de ejecución efectiva por la comisión del delito de amenazas con arma, en calidad de autora. La condena sumó la declaración de reincidencia por primera vez, en razón de sus antecedentes condenatorios.


Luego de que la acusada reconociera en la audiencia que profirió la intimidación con el uso de arma, la magistrada hizo lugar al pedido del fiscal Portal y condenó a García, quien quedó detenida. La mujer, quien ya había cumplido condena por violencia familiar, había sido imputada por este nuevo hecho y luego de amenazar a su madre y hermanos con un cuchillo. El hecho ocurrió en una vivienda del Barrio Congreso Nacional, de Cerrillos.

De acuerdo a la denuncia de la víctima, el pasado 23 de febrero, la imputada se abalanzó sobre su persona con intenciones de agredirla, luego de que interviniera para desistir en su actitud de zamarronear a cuatro de sus cinco hijos, nietos de la denunciante. Ante esta situación, intervinieron los hijos de la víctima y hermanos de García, para impedirlo. Fue en esa circunstancia que la imputada levantó un cuchillo tipo tramontina y amenazó que si la hacían “meter en cana” ya iban a ver lo que les iba a pasar y que iban a ir a parar todos presos o terminar muertos. Ya ante la presencia policial, la imputada García se abalanzó sobre su hermana, la tomó del pelo y le propinó un golpe de puño en la cabeza, por lo que fue detenida.

La víctima declaró además que su hija cumplió una condena de tres años por violencia familiar y quedó en libertad en marzo de 2020 y que, por creer que cambiaría, le permitió volver a residir en su domicilio, lo que no ocurrió ya que continuó con sus adicciones y actitudes agresivas cuando no consume, con el consecuente temor generado a todo el grupo familiar.

A la declaración tomada a la madre de la imputada se sumó la de su hermana, quien ratificó los dichos de la víctima.

Deja una respuesta