EL ADIÓS A LEOPOLDO JACINTO LUQUE

Tras contraer coronavirus, ayer 15 de febrero, fallece el jugador ejemplar y participe del triunfo mundial del año 78′.


Estaba internado en terapia intensiva de la Clínica de Cuyo. Le habían diagnosticado un cuadro de coronavirus a fines de 2020 cuando comenzó a tener síntomas de Covid 19 para Navidad y le confirmaron que se había enfermado cuatro días más tarde y se convirtió en paciente de riesgo porque arrastraba una obstrucción pulmonar. “Estoy bien, controlado con medicamentos, pero no presento ningún síntoma. Deberé pasar diez días aislado y lo que más me molesta es que no podré nadar en la pileta que tengo en el patio”, bromeó entonces, y sostuvo que desde la irrupción de la pandemia sólo había salido de su casa “un par de veces” y para reunirse con gente del fútbol. Su ciclo en el más alto nivel del fútbol fue breve, pero suficiente para depositarlo en la historia. Leopoldo Jacinto Luque debutó en la primera de Rosario Central en 1972, jugó en Unión de Santa Fe entre 1973 y 1975, a mediados de ese año Angel Labruna lo llevó a River, en 1978 César Luis Menotti le dio la titularidad como centrodelantero del Seleccionado argentino que ganó el Mundial y en 1980 dejó de jugar en ambos equipos, relegado por la juventud y la explosión goleadora de Ramón Díaz. Luque extendió su carrera profesional hasta 1986. Pero los reflejos de ese tramo inolvidable nunca pudieron apagarse. En una época de notables jugadores, Luque fue un notable atacante, movedizo, veloz, hábil, guapo y goleador. Salta fue parte de la trayectoria futbolistica de Leopoldo Jacinto Luque fuera de su Santa Fe natal. Con apenas 20 años y un paso fugaz por Gimnasia y Esgrima de Jujuy, Luque llegó a La Linda en 1970, de la mano de Marcial Acosta, para vestir la camiseta de Central Norte. Recordamos con cariño al jugador.