El femicidio de Úrsula: detuvieron a su exnovio policía

Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, fue arrestado por agentes de la Bonaerense. Está acusado de asesinar a la joven de 18 años.


La Policía bonaerense detuvo este martes a Matías Ezequiel Martínez, agente de la fuerza acusado por el femicidio de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada en Rojas.

Pasaron ya 48 horas desde que el oficial de la policía de la ciudad de Rojas Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, asesinara a su ex novia Úrsula Bahillo a puñaladas y todavía siguen apareciendo documentos que testifican los pedidos de ayuda de la joven de 18 años respecto a los actos de violencia física sufridos antes de su asesinato.

En las últimas horas del martes, salieron a la luz audios de mensajes de whatsapp que Bahillo les envió a dos amigas en los que deja en evidencia la violencia sufrida por parte de su ex pareja y el miedo que la adolescente tenía de ser asesinada.

El primer registro fue una serie de audios que la joven le envió a una amiga el 16 de noviembre de 2020, nada menos que unos 76 días antes de ser asesinada.

En esos mensajes se puede percibir a una Bahillo desesperada, relatando entre una profunda angustia haber sido golpeada por Martínez y exhibiendo de manera explícita su temor a que su ex pareja la matara.

“Te juro. Me siento muy mal, amiga, no doy más. Te juro que estoy muy triste. Amiga, me dijo que me va a matar. No aguanto más. Casi me quebró la mano, no puedo mover la muñeca, te juro”, afirmó en uno de los audios.

“Ay, me hizo muy mal. Me quiero ir de acá, amiga. Tengo mucho miedo. Me arrancó todos los pelos, me re cagó a palos, amiga. Se enojó conmigo porque tienen que trasladar a la mamá a Buenos Aires… El loco me está mirando. Yo estoy afuera del hospital, arriba del auto, porque me dijo que si me bajaba, me va a cagar a palos delante de toda la gente. Ahí viene, amiga”, completó.

El 8 de febrero, horas antes del femicidio, esa comisaría recibió un oficio del Juzgado de Paz para velar por la seguridad de la víctima.

Según Patricia, la madre de la víctima, la última vez que Úrsula quiso ir a denunciar a Martínez (25), por la violación de la perimetral, le dijeron a su hija que “no trabajaban el fin de semana”. Por eso ahora se tratará de determinar si la presunta falta de acción por parte de las autoridades contribuyó a que la joven de 18 años fuera violentamente asesinada. El fiscal Sergio Terrón, titular de la UFI 5 del Departamento Judicial de Junín, a cargo de la causa y que tenía una denuncia previa de la joven, calificó el expediente como femicidio.

Policías violentos

Según el último informe del Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo bonaerense publicado en 2017, que compiló estadísticas entregadas por la Auditoría de Asuntos Internos, en sus últimos datos disponibles, hubo más de 2200 policías acusados de violencia de género en la fuerza provincial en los dos años anteriores. 800, según fuentes de la fuerza, fueron sancionados.

De una muestra de 1286 casos incluida en el informe de Asuntos Internos, el 42 por ciento de los denunciantes fueron las parejas de los efectivos quienes elevaron el reclamo, las ex parejas en un 28 por ciento, con solo siete casos de colegas dentro de la fuerza. El principal tipo de violencia ejercido es el psicológico, que figura en un 57 por ciento, con un 38 por ciento de hechos denunciados que incluyen violencia física.

La comisaría después de los enfrentamientos con los vecinos de Rojas
La comisaría después de los enfrentamientos con los vecinos de Rojas

De ocho femicidios presuntamente cometidos por policías y registrados por Asuntos Internos en el período analizado solo una víctima era esposa del acusado y solo una su ex pareja, una cifra que contrasta fuertemente con el resto de las estadísticas que ubican a las parejas como denunciantes.

Sobre 1835 sumarios iniciados, solo 20 tenían una sanción de acuerdo al informe actualizado hasta comienzos de 2016. Los números vigentes hasta diciembre de 2017 cuentan otra historia. Más allá de los 699 policías echados de su cargo por acusaciones de ejercer violencia contra mujeres o contra sus familias, otros 118 fueron eventualmente suspendidos según indicaron fuentes del Ministerio de Seguridad. Otros 46 fueron expulsados totalmente de la Bonaerense. En total, 863 policías en los últimos dos años.

Ahora, el crimen de Úrsula genera un nuevo debate sobre qué hace el estado con sus policías violentos.

Un comentario sobre «El femicidio de Úrsula: detuvieron a su exnovio policía»

Los comentarios están cerrados.