El Gobierno ahora dice que la bicameral no controlará a los jueces

La ministra de Justicia relativizó el poder que tendría la comisión que pidió el Presidente. Crece el rumor sobre el uso del ataque a la Justicia para callar las críticas al vacunatorio VIP.


En menos de 24 horas el oficialismo pasó de activar el control de la Justicia con la creación de una comisión bicameral, a bajarle el alcance y el poder de esa iniciativa.

En simultáneo creció la versión acerca de que las duras críticas al Poder Judicial que lanzó el presidente Alberto Fernández al abrir el período ordinario del Congreso tenían como propósito sacar del foco de la opinión pública y del periodismo al cuestionado «vacunatorio vip».

Fue la ministra de Justicia, Marcela Losardo, quien salió este miércoles a aclarar que la comisión bicameral que impulsa el Gobierno para investigar a jueces y fiscales «no puede arrogarse atribuciones de otros poderes», por lo que «no va a poder sancionar jueces», ya que «no es constitucional».

Con sus palabras no hicieron otra cosa que ratificar lo que desde el mismo lunes dijeron magistrados, fiscales y la oposición política: que la iniciativa tal como la había presentado el martes el senador ultrakirchnerista Oscar Parrilli, era inconstitucional y quebraba la base del sistema republicano que es la división de poderes.

«Lo que no puede arrogarse la bicameral son atribuciones de otros poderes, como las cuestiones disciplinarias. No va a poder sancionar jueces, eso no es constitucional», sostuvo la ministra de Justicia.

En declaraciones radiales, la integrante del Gabinete explicó que la comisión será nada más que un órgano «de asesoramiento» para «estudiar el funcionamiento del Poder Judicial, hacer propuestas, citar a audiencias públicas».

«Lo que hará la bicameral será estudiar el funcionamiento del Poder Judicial, hacer propuestas, citar a audiencias públicas», explicó Losardo.

De este modo, la funcionaria nacional también buscó bajar el nivel de tensión entre el Gobierno, el Poder Judicial y la oposición, que se acrecentó en las últimas horas luego de que el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, lanzara una advertencia a los jueces: «Se transforman o se van».

La titular de la cartera judicial también defendió el proyecto de reforma judicial que el Gobierno envió el año pasado al Congreso y que no fue sancionado en la Cámara de Diputados.

Losardo afirmó que esa iniciativa «es muy buena», tras explicar que el Poder Ejecutivo «pide que se trate».

Y manifestó: «El Presidente (Alberto Fernández) pide que se lo trate y se modifique o no, pero que se haga algo. Eso planteamos nosotros, porque hay un problema en el funcionamiento de la Justicia».

«¿Quién puede sostener que no hay un problema en la Justicia? Todos dicen que esto así no puede seguir», indicó.

En tanto, señaló que existe «persecución judicial contra Cristina Kirchner».

«Hay muchas causas judiciales que tienen un montón de vicios. A Cristina la llamaron una vez a 8 indagatorias en un día. ¿A alguien le pasó eso?», agregó Losardo.

Nada está escrito

Incluso fuentes cercanas a la Casa Rosada dijeron a medios nacionales que ni el proyecto de la comisión bicameral ni los otros proyectos vinculados a la Justicia que anunció Fernández en el Congreso, están escritos. Se referían a la reforma de la Corte Suprema de Justicia, a la creación de un tribunal intermedio de garantías (que le quitaría poder al máximo tribunal) y la reforma del Consejo de la Magistratura.

Las fuentes no descartaban que en los siguientes días estos proyectos puedan tomar forma. Incluso se habla de que este fin de semana el presidente Fernández se reuniría con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para darle forma a estas iniciativas. Allí plantearían la estrategia para su aprobación, algo que por ahora se ve políticamente difícil, menos en un año electoral.