El gobierno destrabó los obstáculos de exportación de pescados

Luego de una reunión oficiada ayer en Brasil para incentivar las exportaciones de peces y langostinos, el gobierno argentino decidió destrabar la venta internacional de estos alimentos,

Julián Domínguez y Daniel Scioli encabezaron una reunión de trabajo con empresarios de Brasil y Argentina para potenciar inversiones y exportaciones en el sector pesquero y acuícola.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, encabezó la jornada de trabajo y de ronda de negocios en las ciudades de Brasilia y San Pablo junto al embajador Daniel Scioli.

En el lugar estuvieron presentes también su par de la cartera agropecuaria de Brasil, Marcos Montes Cordeiro, y más de 20 ejecutivos y presidentes de cámaras empresarias del sector pesquero, inversores del sector acuícola argentino y directivos de empresas de ese país

Uno de los temas abordados por Domínguez y Cordeiro fueron los obstáculos encontrados por exportadores argentinos para colocar en los últimos meses merluza en el vecino país, en virtud de algunas alteraciones en el código de importaciones de Brasil.

Durante el encuentro, se anunció la modificación por 60 días del criterio de evaluación de la merluza congelada argentina que agilizará las ventas a ese país y traerá un impacto inmediato a exportaciones de la Patagonia y Mar del Plata.

“Se ha logrado modificar la situación que había causado dificultades para la exportación”, dijo Liberman.

a ronda de negocios permitió además de la merluza -principal producto que Argentina le vende a Brasil- que el langostino estuviera en las ofertas de los productores argentinos de las provincias de Buenos Aires, Rio Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

El mercado de langostino se abrió el año pasado en Brasil luego de más de una década prohibido y está destinado actualmente sobre todo a los restaurantes de alto nivel y la hotelería.

Deja una respuesta