El hospital San Bernardo renovó equipamientos básicos y de neurocirugía

El hospital principal de la provincia, el San Bernardo, renovó muchos de sus recursos tras contar con una inversión de más de 3 millones y medio de pesos, que fueron aportados desde el gobierno nacional.

Se trata de una gran inversión que se realizó en recursos básicos como camillas y sillas de ruedas, pero también cuenta con la incorporación del equipamiento para el servicio de neurocirugía.

El nosocomio renovó el 100% de las camillas que se utilizan para el traslado de pacientes en los distintos servicios del establecimiento, como enfermería, clínica médica y unidades de terapia.

Se trata de 58 camillas reforzadas para pacientes estándares, con dispositivo para adosar un tubo de oxígeno y 6 especiales, para pacientes con obesidad.

“La última compra de camillas se había hecho en el año 2015, en esa ocasión fueron 7 y ya necesitábamos renovar la dotación completa, porque estaban prácticamente en desuso”, dijo el gerente general del hospital, Pablo Salomón.

Además, se compraron 3 sillas de ruedas, que reemplazan a otras que ya no estaban en condiciones óptimas de uso, totalizando una inversión de 3 millones 600 mil pesos.

“Esta inversión forma parte del plan de fortalecimiento del hospital, que además de mejoras en el equipamiento contempla la capacitación del recurso humano, con el fin de brindar atención de calidad a los pacientes y mejores condiciones de trabajo para el personal”, expresó Salomón.

Por otra parte, también incorporó equipamiento de avanzada tecnología a su servicio de Neurocirugía, con una inversión propia de 99 mil dólares estadounidenses y mediante licitación pública.

El nosocomio adquirió un drill de alta velocidad, que es un taladro quirúrgico, y restauró el existente, con lo que se optimiza la calidad de las intervenciones en pacientes con patologías neuroquirúrgicas.

Se trata de un equipo marca Midas Rex Legend EHS stylus, pequeño y ligero, de uso fácil y con velocidad ajustable entre 200 y 75.000 revoluciones por minuto.

Entre las ventajas de este equipamiento se cita que permite acelerar los tiempos quirúrgicos en aproximadamente dos horas, facilitando y haciendo más rápida la reconstrucción del abordaje de la cirugía.

Esto implica menor tiempo anestésico, menos consumo de medicamentos, menor riesgo de infección, menor riesgo de sangrado y disminución de la necesidad de transfusiones.

El hospital San Bernardo es referente provincial en neurocirugía. Contar con dos taladros quirúrgicos permitirá realizar cirugías simultáneas y disminuir el tiempo de espera, sobre todo tratándose de urgencias.

La institución cuenta con la infraestructura necesaria y el recurso humano para llevar a cabo estas intervenciones.

Deja una respuesta