Empresarios respondieron a Feletti: “No estamos para comprar en Miami”

El secretario de comercio habló ayer sobre la inflación y culpó al campo y a los empresarios, expresando que estos buscan esta plusvalía en sus productos para comprar departamentos en Miami,  y camionetas 4X4.

Luego que el secretario de Comercio Interior hablara de “ataques especulativos” por los precios y los vinculara “con quienes quieren comprarse más departamentos” en esa ciudad de Estados Unidos, Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina expresó fuertes críticas; malestar en la industria molinera

La respuesta del sector no se hizo esperar, ya que la COPAL expidió un informe dando respuesta al funcionario.

La Copal “rechaza las acusaciones de la secretaría de Comercio Interior en relación al sector como responsable del flagelo de la inflación y de las subas de precios. Lejos de continuar con el espíritu de diálogo de las reuniones que tuvieron lugar esta semana, se ha dejado en evidencia la insistencia por mostrar a la Industria de Alimentos y Bebidas como única culpable, a pesar de que el mismo Gobierno reconozca a la inflación como un fenómeno multicausal”, señaló el documento.

Para la Copal, “contrariamente a lo que se afirmó, los incumplimientos mencionados no son responsabilidad de las empresas proveedoras dado que la evidencia indica que los aumentos del sector fueron mayores en el canal comercial que en el precio de salida de fábrica.”

“Hace 48 horas estuvimos reunidos y a disposición para atender la preocupación de la secretaría en relación al monitoreo de precios. El camino comprometido era que los supermercados retrotraigan sus listas y que las empresas amplíen con información determinada”, afirmó el presidente de Copal, Daniel Funes de Rioja.

En respuesta, por su parte, el presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), Diego Cifarelli, expresó: “Lejos de estrangular, redoblamos esfuerzos”.

“Nosotros no tenemos 1,1 millones de toneladas; tenemos alrededor de 850.000 de trigo físico propiedad de los productores, no de los molinos. Es trigo que el productor cosecha en plena campaña y lleva al molino y que, después, va fijando (de precio) a lo largo del año”, señaló el presidente de FAIM.

Cifarelli indicó que la mercadería “esté en el molino no significa que es propiedad del molino”. Agregó: “No lo puedo moler porque no es mío. Eso hay que tenerlo claro”. Destacó que “AFIP no determina si es propiedad del productor, determina que está físicamente en el molino”.

“Esta cuenta la lleva a la perfección el Ministerio de Agricultura y se puede observar que lo que molió la molinería es exactamente igual a lo comprado. No hay ninguna tonelada más ni menos”, dijo.

“Hicimos todo lo contrario, lejos de estrangular en un momento tan complicado, redoblamos esfuerzos y no faltó un grano de harina en ningún lugar del país”, afirmó Cifarelli.

Deja una respuesta