Inseguridad: muere una mujer tras ser asaltada por un motochorro

María Rosa Daglio, de 56 años, perdió la vida de un paro cardíaco tras ser arrojada al suelo por un delincuente que intentó robarle la cartera.


Los vecinos del centro de Ramos Mejía quedaron conmocionados durante el fin de semana a raíz de una tragedia que ocurrió el viernes por la tarde, cuando una psicóloga social de 56 años murió de un infarto después del ataque de un motochorro en la puerta del edificio donde vivía.

Pasadas las 5 de la tarde de la tarde, María Rosa Daglio se encontraba hablando por teléfono con un paciente en la puerta de su domicilio, ubicado en la calle Belgrano al 300.

De un momento a otro, un motochorro con una campera negra que circulaba por la misma vereda la sorprendió de espaldas e intentó arrebatarle la cartera. Fue entonces cuando Daglio quiso retener sus pertenencias, pero debido a la fuerza del impacto de la moto, la mujer fue arrojada al suelo y golpeó su cabeza contra la vereda.

Oficiales de la comisaría segunda de Ramos Mejía llegaron al lugar. Una persona que estaba circulando por allí cuando todo sucedió, y que fue testigo del hecho, le estaba haciendo maniobras de RCP a la víctima. Inmediatamente, la mujer fue trasladada al Hospital Haedo, donde falleció. Los policías entrevistaron a su hija unas horas más tarde, quien les dijo que Daglio sufrió un paro cardíaco que le provocó la muerte.

Los investigadores tratarán de recoger los archivos de las cámaras de seguridad de la cuadra para intentar definir los movimientos previos y posteriores al crimen del delincuente. Se trazará su camino de escape para poder definir hacia dónde pudo fugarse.

Por su lado, la familia convocó a una marcha en pedido de justicia por la muerte de la psicóloga social. Se realizará el próximo viernes a las 19 horas apenas a dos cuadras del lugar donde ocurrió el hecho, en la esquina de la Avenida de Mayo y Rivadavia.

“Lo único que pido es justicia. Yo sé que mi mamá, lo único que querría es que peleemos por ella. Era una mujer super justiciera y es por ella que estamos acá”, se lamentó su hijo Julián.

Deja una respuesta