Niños de tan solo 11 años de edad están siendo decapitados en el norte de Mozambique

Esto se denunció este martes la ONG Save The Children, en un conflicto yihadista en el que en poco más de tres años alrededor de 1.300 civiles han sido asesinados.


El conflicto yihadista que afecta al norte de Mozambique comenzó en octubre de 2017 con el primer ataque a dos comisarias en Mocimboa da Praia de un grupo apodado por la población local como Al Shabab, el cual no guarda relación con la organización terrorista homónima somalí sino que tiene lazos con el Estado Islámico (EI).

Desde entonces, los ataques violentos no han parado de crecer en esta región estratégica rica en piedras preciosas (rubíes) y gas natural, de cuya extracción participan grandes multinacionales como la italiana ENI o la estadounidense Anadarko.

“Intentamos escapar al bosque, pero se llevaron a mi hijo mayor y lo decapitaron. No pudimos hacer nada porque también nos matarían a nosotros”, relata a Save The Children una madre de cuatro niños sobre el día en que insurgentes atacaron su pueblo en la provincia de Cabo Delgado, quemaron casas de vecinos y mataron a su hijo de 12 años.

“Esta violencia debe detenerse y las familias desplazadas deben recibir apoyo para recuperarse del trauma”, aseguró hoy en un comunicado Chance Briggs, director de esta organización en Mozambique.

Deja una respuesta