Reabrió sus puertas la única escuela de la Antártida

La escuela N° 38 “Presidente Raúl Ricardo Alfonsín”, que este año cumple 25 años desde su inauguración reabrió finalmente sus puertas en la Base Esperanza.

La institución forma parte del sistema educativo de la provincia de Tierra del Fuego y este año está a cargo de un matrimonio de docentes compuesto por una jujeña y un correntino que viven junto a su familia en la ciudad fueguina de Río Grande.

Esta escuela cuenta con la presencia de un total de quince niños, y adolescentes de entre 3 y 16 años comenzaron las clases en la única escuela del continente antártico que funciona en la base Esperanza y que durante el año pasado tuvo que suspender su actividad debido a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia de coronavirus.

La base Esperanza tiene la particularidad de ser la única estación antártica en la que el personal científico y militar destinado a invernar allí es acompañado por sus familias para lo que funciona como un poblado que suma casas independientes, una iglesia, una escuela, una oficina postal, una emisora radial y un registro civil a la habitual estructura antártica de hangares y laboratorios.

Durante 2022 unos 60 argentinos habitarán ese caserío, de los cuáles 16 son hijos de los integrantes de la dotación cuyas edades van de los 3 a los 21 años; dos de ellos en edad de educación inicial, cinco que cursarán la primaria, 8 que desde allí seguirán sus estudios secundarios a través del Sistema de Educación a Distancia del Ejército Argentino (Seadea) y uno de 21 años que sigue una carrera universitaria.

La dotación seleccionada, para vivir en esta base permanente durante un año, está constituida por personal militar, auxiliares de base, niños, jóvenes, personal del Ministerio de Educación de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur; personal del Servicio Meteorológico Nacional y científicos de la Dirección Nacional del Antártico.

Deja una respuesta