River fue goleado por Palmeiras y su futuro se complica en la copa

El conjunto de Gallardo perdió 3 a 0 en la cancha de Independiente y además sufrió la expulsión de Carrascal, una de sus figuras. La revancha será en San Pablo la semana que viene.


River Plate sufrió un duro revés ayer por la noche en la semifinal de ida de la Copa Libertadores ante Palmeiras, en cancha de Independiente, donde el conjunto brasileño, que está invicto en el certamen, lo superó por 3 a 0, explotando al máximo los contraataques de que dispuso a lo largo del encuentro.

De hecho los paulistas contaron con una sola opción de gol en el primer tiempo, y no fue generada por su juego, a todas luces conservador en esa fase del partido, sino por un error del arquero Franco Armani, que no confió en su compañero Robert Rojas y rechazó con los pies un centro que era del defensor paraguayo, dejándole el balón servido a Rony, que remató cruzado y tras un desvío muy fino se metió contra el palo derecho.

El final dejó la sensación de que Palmeiras, que en el Brasileirao no es de los mejores, ya que está sexto, a 12 puntos del líder San Pablo, terminó manejando el partido pese a jugar de contra, porque los ataques de River, que perdió 3 a 0 por primera vez de local (había caído por el mismo marcador en el arranque del certamen ante Liga de Quito, pero en Ecuador), se mostró impotente para lograr al menos reducir la desventaja.

Lo intentó el “millonario”, pero no hubo caso, nada le salió a River, y el sueño de jugar otra final de Libertadores en el Maracaná como el año pasado, para tomarse revancha de aquella derrota con Flamengo, quedó bastante difuso. Demasiado tal vez.