Se cumplen 17 años de la muerte de Pappo Napolitano

Un día como hoy, pero hace exactamente 17 años, en la madrugada del 25 de febrero de 2005, el rock nacional sufría la pérdida de Norberto Pappo Napolitano.

Líder de Pappo’s Blues y Riff, ícono que dejó canciones como Desconfío, Sucio y desprolijo, El tren de las 16 o Sube a mi Voiture, y dueño de un virtuosismo difícil de igualar cuando tocaba la guitarra, Norberto Napolitano viajaba por la ruta 5 en la noche en que ocurrió la tragedia.

Ese día, cerca de la localidad de Jáuregui, en el partido de Luján, el músico sufrió un siniestro vial mientras viajaba en su moto, una Harley Davidson, junto con su hijo Luciano Napolitano, quien también intervino el accidente aunque resultó ileso.

Según fuentes policiales, el guitarrista, tras haber cenado en un restaurante, viajaba en su motocicleta seguido por otra moto en la que viajaban su hijo Luciano y su nuera.

Al llegar al paraje Estancia La Blanqueada, ambos vehículos se rozaron haciendo que Pappo perdiera el control, cayendo al pavimento y siendo arrollado por un Renault Clio que se dirigía en sentido contrario, provocándole la muerte.

El histórico guitarrista perdió a la vida apenas dos semanas después de haber cumplido 55 años.

Sus restos fueron despedidos al día siguiente en el panteón de músicos de SADAIC, en el cementerio de la Chacarita de Buenos Aires por sus seres queridos y por una multitud de fanáticos que no cesó de corear sus canciones y su nombre.

En aquél lugar permaneció su cuerdo durante dos años, hasta que fue cremado y sus cenizas depositadas en la plazoleta Roque Sáenz Peña, debajo de un monumento, obra de la escultora Virginia Caramés, levantado en la esquina de la avenida Juan B. Justo y Andrés Lamas.

En 2011 Luciano Napolitano publicó una carta con la que deseaba aclarar algunos aspectos poco conocidos sobre la trágica noche del 24 de febrero de 2005, cuando Pappo falleció.

En esta última se refería a la biografía de Sergio Marchi sobre Pappo: Pappo, el hombre suburbano, y acusaba a este último de haber realizado en su libro una especulación amarillista sobre la muerte de su padre, y de «hacer dinero divulgando infundios» con respecto a la versión de Marchi de los detalles poco conocidos del caso.

Deja una respuesta