Tartagal: 7 detenidos por tráfico de cocaína.

La droga viajaba oculta en electrodomésticos. La extensa y exhaustiva investigación fue denominada “Pandemia Blanca”. Algunos de los detenidos reclutaban a personas en situación de necesidad socioeconómica.


A instancia del fiscal federal Marcos Romero, el juez federal de Garantías de Orán, Gustavo Montoya, dio por formalizada ayer la investigación de la investigación preliminar seguida a siete personas que se encuentran detenidas por el delito de transporte de estupefacientes, agravado por el número de intervinientes. Se secuestraron 24 kilos por una investigación impulsada por la Sede Fiscal Descentralizada de Tartagal.

El magistrado también dispuso la prisión preventiva de los imputados, tal como lo requirió la fiscalía. Lo último obedeció al potencial riesgo de fuga, el pronóstico de pena de cumplimiento efectivo y la posibilidad de que los acusados entorpezcan la investigación penal en curso. “Al presentar el caso, el fiscal Romero se refirió a la investigación que derivó en la detención de siete personas como también el secuestro de 24 kilos de cocaína y otros elementos de interés para el caso: teléfonos celulares y documentación”, resaltó el sitio de los Fiscales Penales de Salta.

La investigación comenzó en mayo de 2020 e intervinieron efectivos de la División Antidroga de la Subdelegación de la Policía Federal Argentina, en la ciudad de Orán, en coordinación con el auxiliar fiscal Rafael Lamas. Sobre la modalidad desplegada por los acusados para el tráfico de la droga, el fiscal explicó que se hacía mediante el envío en paquetes de encomiendas, las cuales se despachaban a distintas localidades ubicadas a lo largo de las rutas 34 y 50, similar a un sistema de postas.

Relató que la investigación dio inicio cuando se detectó que varios paquetes contenían estupefacientes, lo cual motivó la intervención de la Sede Fiscal Descentralizada y el Juzgado Federal de Tartagal. La fiscalía solicitó la apertura de la investigación penal previa a la formalización de cargos, a fin de profundizar la investigación en torno a estas encomiendas, e individualizar a los partícipes en las conductas ilícitas. En los meses siguientes e inicio de este año, se pudo establecer el patrón y la identidad de los implicados, quienes, para no levantar sospechas, solían acondicionar y ocultar la droga en artefactos electrodomésticos, que siempre eran expedidos desde Orán.

Ante esta hipótesis, la Sede Fiscal dispuso diversas medidas de investigación que permitieron avanzar hasta determinar la identidad de cada uno de los involucrados, los roles que tenían dentro de la organización delictiva y su paradero.

A partir de ello, entre el 18 y 19 de febrero pasado, luego de la autorización concedida por el juez federal Carlos Alberto Martínez Frugoni, se procedió a realizar varios allanamientos simultáneos en las ciudades de San Ramón de la Nueva Orán y en San Miguel de Tucumán. En los procedimientos se logró secuestrar armas de fuego, municiones, automotores, motocicletas, gran cantidad de dinero en efectivo, varias cintas de embalar, balanzas digitales, teléfonos celulares, electrodomésticos y en total 24 kilos de droga, entre otros elementos de prueba.

En vista de estas pruebas, y tras describir la responsabilidad de cada uno de los imputados, el fiscal Romero calificó el accionar de los mismos dentro del delito de transporte de estupefacientes agravado, y solicitó la prisión preventiva y la autorización para avanzar con peritajes aún pendientes. Los pedidos fueron concedidos por el juez.

Se pudo comprobar que algunos de los detenidos reclutaban a personas en situación de necesidad socioeconómica y que terminaban siendo víctimas de la operatoria de la organización. El grupo se apropiaba de sus DNI para realizar los envíos, que eran despachadas hacia diferentes puntos del país. Otros miembros de la organización se dedicaban al despacho y seguimiento de esas personas, mientras que uno de los cabecillas financiaba el funcionamiento de toda la red que concluía en el mercado de divisas, accediendo a moneda extranjera que, luego, era “lavada” para ser distribuida junto con otros narcotraficantes.

Fuente: Cuarto Salta Diario