Tras 8 días de huelga de transportes en España hay desabastecimiento

Hace 8 días que comenzó una huelga de transportistas en España, la cual, entrando en su segunda semana, ya está ocasionando desabastecimiento en grandes cadenas de supermercados y en negocios minoristas.

La huelga empezó el lunes 14 de marzo, cuando centenares de conductores cortaron las rutas de varias provincias españolas para protestar contra la subida del precio del carburante, desbocado como consecuencia de la guerra en Ucrania.

Las patronales de las industrias españolas más destacadas, un sector que aporta en torno al 15% del PIB nacional y emplea a 2,3 millones de trabajadores, han vuelto a alertar este martes de las crecientes dificultades que afrontan para poder operar con normalidad.

Son muchos los que apuntan que a la poca oferta disponible de aceite girasol provocada por la guerra de Ucrania se suman otros productos y bienes esenciales como la leche o los cereales, que empiezan ya a ver disminuidas sus unidades en estos establecimientos.

Imagen: El país

Hasta el inicio de la invasión rusa, los barcos procedentes del país descargaban una media diaria de dos mil toneladas de aceite de girasol que llegaban a las costas de Málaga y servían de abastecimiento para gran cantidad de servicios, tanto cotidianos como comerciales.

Este producto era importado por el país europeo en un 62% desde Ucrania.

Los productos más demandados, como los lácteos, frutas y hortalizas o los cereales, comenzaron a verse escatimados o, en algunos casos, se incrementó su precio con motivo de esta escasez.

En especial, el sector de los lácteos y el aceite se vio fuertemente golpeado en las últimas semanas.

El caso más impactante es el de la leche, donde miles de litros se están desaprovechando porque los productores no tienen la capacidad de darles salida.

Por el momento, la cadena de suministro, compuesta por sector primario, industria, transporte y finalmente distribución, ya cuenta actualmente con pérdidas de 600 millones de euros y se encuentra actualmente roto.

De cualquier manera, según los especialistas las góndolas vacías no son solo producto de la protesta de los transportistas.

La Guerra de Ucrania, un país considerado el granero de Europa, afectó el suministro de cereales y harinas y fundamentalmente del aceite de girasol elaborado en las refinerías ucranianas.

Pero comerciantes y especialistas en consumo apuntan que también pesa en los consumidores el miedo al desabastecimiento que hace que quienes consiguen esos productos compren en demasía para acapararlos por si hubiese falta.

Deja una respuesta