Ucrania asegura haber encontrado más de 400 cuerpos de civiles al norte de Kiev

Las autoridades ucranianas informaron ayer que fuerzas las rusas masacraron a civiles en su retirada de devastadas localidades de la periferia de Kiev que ocuparon antes de replegarse, y hasta llegó a denunciar un “genocidio”.

Rusia negó las acusaciones, que surgieron a partir de la publicación de fotos de la agencia de noticias francesa AFP de cadáveres esparcidos en las calles de la localidad de Bucha, durante una recorrida realizada el sábado junto al Ejército ucraniano.

El alcalde de Bucha, Anatoly Fedoruk, aseguró que otros 280 cuerpos fueron enterrados en fosas comunes en la ciudad.

En estas zonas de las que se retiraron las tropas rusas “hay evidencias de brutales crímenes de guerra de la Federación Rusa”.

“Esto es un infierno. Tenemos que documentarlo para castigar estos actos inhumanos perpetrados en nuestra tierra”, dijo la fiscal Venediktova y agregó que “estos crímenes serán juzgados en tribunales nacionales e internacionales y recodó que desde el primer día de la guerra la fiscalía general está trabajando en el proceso por genocidio”.

“La masacre de Bucha fue deliberada. Los rusos pretenden eliminar a todos los ucranianos que puedan. Debemos detenerlos y echarlos”, escribió el canciller ucraniano Dmytro Kuleba.

El canciller exigió “nuevas sanciones devastadoras del G7″ como embargo de petróleo, gas y carbón, el cierre de todos los puertos a los barcos y mercancías rusas, y la desconexión todos los bancos rusos de SWIFT.

”Sólo se puede describir como un genocidio,” declaró el alcalde de Kiev, Vitali Klitschkó  y agregó que se trata de “crueles crímenes de guerra” de los que habrá de rendir cuentas el presidente ruso, Vladímir Putin.

Deja una respuesta