Ucrania rechazó el ultimátum de Rusia para abandonar Mariupol

Rusia decidió ayer hacer un ultimátum a Ucrania para la retirada de la ciudad de Mariupol, donde pidió que Ucrania entregue sus armas y se retire de la ciudad por cuestiones a las que calificaron como humanitarias.

Las autoridades ucranianas respondieron durante la madrugada de este lunes, calificando el pedido de Rusia como un delirio.

Rusia emplazó este domingo a Ucrania a responder por escrito hasta la próxima madrugada a sus propuestas “puramente humanas” para “salvar a los habitantes y la infraestructura” de la disputada ciudad ucraniana de Mariupol.

Moscú justificó su ultimátum en el supuesto “terror masivo” provocado por nacionalistas ucranianos, después de que las autoridades de la ciudad denunciaran un nuevo bombardeo ruso contra un establecimiento en el que se refugiaban civiles.

“Insistimos en la respuesta oficial de la parte ucraniana por escrito antes de las 5 de mañana, 21 de marzo (esta medianoche en la Argentina), a todas las propuestas enumeradas, puramente humanas, de Rusia, para salvar a los habitantes y la infraestructura de Mariupol”, afirmó el jefe del Centro Nacional de Gestión de Defensa de Rusia, Mijail Mizintsev.

El funcionario agregó que Moscú invitó a representantes de la ONU, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Cruz Roja a “acompañar la operación que tendrá como objetivo evacuar a los civiles”, según la agencia rusa de noticias Sputnik.

Por su parte, Ucrania rechazó entregar las armas de su ejército y abandonar antes del mediodía de este lunes la ciudad de Mariúpol, en el sureste del país, como exige el ultimátum de Rusia, informó hoy una fuente gubernamental.

La viceprimera ministra y jefa del Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Ucrania, Iryna Vereshchuk, dijo al diario en línea “Ukrayinska Pravda” esta madrugada que el ministerio de Defensa de la Federación Rusa envió una carta a Kiev de ocho páginas “que son un regreso a la historia y un delirio”.

“Enviaron la misma carta a la ONU, al Comité Internacional de la Cruz Roja y esperaban que las organizaciones internacionales reaccionaran y comenzaran a presionar a Ucrania. Esto no sucederá. El CICR y la ONU entienden que es una manipulación de Rusia y que está tomando personas como rehenes”, respondió la viceministra al diario.

Deja una respuesta