Usaban una verdulería como fachada: Tenían más de 20mil dosis de paco y marihuana

La investigación de la UFINAR permitió desbaratar una banda que empleaba una verdulería como fachada para vender drogas.

El fiscal Penal de la Unidad Fiscal contra la Narcocriminalidad (UFINAR), Gustavo Torres Rubelt, imputó provisionalmente a tres hombres y una mujer por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la participación de más de tres personas en forma organizada.

Además, a la mujer y uno de los hombres se le suma la imputación provisoria de portación de arma de fuego de uso civil.

La UFINAR inició una investigación en noviembre pasado a raíz de una denuncia anónima que señalaba que un hombre vendía sustancias prohibidas en un domicilio del macrocentro salteño.

Personal de la UFINAR y de la Policía de la Provincia identificaron la vivienda en 12 de Octubre y Pasaje Saravia, en donde funciona una verdulería, y al hombre; registrando en distintas oportunidades el intercambio de dinero por “paquetitos” con personas que llegaban hasta el lugar.

Entre las visitas al domicilio, los agentes observaron una camioneta Peugeot en la que se encontraban los padres del hombre, ambos con antecedentes por infracción a la ley 23.737, y registraron el momento en que la mujer intercambiaba, desde su posición de acompañante del vehículo, dinero por paquetitos con cinco individuos. Similar situación se dio con el conductor.

A comienzos de diciembre, los investigadores toman conocimiento, a través de entrevistas con vecinos, de que el hombre y sus padres sospechaban de que estaban siendo investigados por lo que cerraron la verdulería y se trasladaron al barrio Tres Cerritos. Además, identifican a otros dos hombres como “colaboradores” en la venta de estupefacientes.

Con la información recolectada se ubicó el nuevo domicilio, manteniendo la vigilancia en ambos lugares, al que luego se sumó el de los “colaboradores”. De la consulta con el sistema del Ministerio Público Fiscal se advirtió que esta última residencia, ya había sido allanada por venta de estupefacientes y resultó detenida una mujer, madre de uno de los colaboradores.

A lo largo de diciembre, enero y febrero, los investigadores registraron el movimiento de la camioneta entre los tres domicilios, así como la llegada de numerosas personas que intercambiaban dinero por paquetitos. De la detención de los algunos de los “compradores”, se pudo establecer que se trataba de cannabis sativa y cocaína.

En base a los elementos obtenidos, el fiscal Gustavo Torres Rubelt solicitó al Juzgado de Garantías autorización para allanar los tres domicilios, medida que fue otorgada.

Al ingresar en la vivienda de 12 de Octubre, los agentes identificaron al hombre que había sido denunciado en primer lugar, y sus padres. Como resultado de la requisa personal, al primero le secuestraron 49 “pipas”, 5 envoltorios de polietileno con bochas de una sustancia amarillenta, un envoltorio con sustancia vegetal y la suma de $ 12600, mientras que en poder de su madre había $12.480.

Al realizar la requisa en el domicilio, los agentes secuestraron envoltorios de polietileno verde claro con sustancia amarillenta granulada y un envoltorio transparente verde claro con sustancia vegetal.  Además, del sector de la verdulería secuestraron bolsas de polietileno verde claro, similares a los envoltorios con sustancia, y desde la camioneta Peugeot Partner, un envoltorio con sustancia amarillenta.

Al realizar el Narcotest sobre la sustancia secuestrada, arrojó resultado positivo para cocaína y cannabis sativa, obteniendo un total de 30 gramos para la amarillenta y 13 gramos para la vegetal.

Luego, el personal de la UFINAR se dirige a la vivienda del colaborador, en donde secuestran dinero, envoltorios de polietileno con sustancia vegetal, una bolsa verde claro que contenía verduras y un envoltorio de polietileno con sustancia amarillenta oculto en el interior de un pimentón.

Finalmente, los agentes se trasladaron –siempre acompañados por testigos- al domicilio de Tres Cerritos en donde secuestran envoltorios de polietileno transparente conteniendo sustancia amarillenta compacta en forma de terrones, envoltorios tipo ladrillo conteniendo sustancias, un cartón rectangular con restos de sustancia amarillenta y, sobre el mismo, un cuchillo con restos de sustancia, cucharas de plástico con restos de sustancia, tijeras, una balanza gramera y recortes de polietileno varios, $65.890; U$s 105; un revólver calibre 22 corto cargado con  dos cartuchos y una vaina servida, y once cartuchos .

Culminada la requisa, se realizó el pesaje de lo secuestrado, obteniendo más de 20 mil dosis de la sustancia amarillenta y más de 350 dosis para la vegetal. El narcotest arrojó positivo para cocaína la primera y cannabis para la segunda.

El hombre, sus padres y uno de los colaboradores fueron detenidos y alojados en la Alcaidía General de la Provincia. El viernes pasado, el fiscal Torres Rubelt imputó a los cuatro por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la participación de más de tres personas en forma organizada. El matrimonio, también fue imputado por portación de arma de fuego de uso civil.

Los cuatro fueron asistidos por un defensor oficial y se abstuvieron de declarar.

Deja una respuesta