Vuelven las clases en Afganistán: las aulas universitarias divididas entre hombres y mujeres

Las universidades volvieron a funcionar en el país de Asia del sur, y aunque en un principio se habían difundido por redes sociales las prohibiciones del antiguo régimen, este se distingue mínimamente, permitiendo a las mujeres avanzar con estudios superiores.

Desde que el régimen talibán tomó el poder en Afganistán las mujeres han sido segregadas e incluso obligadas a ocultarse de la mirada pública.

La primera información que estuvo circulando hace algunas semanas, destacaba 30 prohibiciones del régimen talibán a las mujeres. Entre estas reglas figuraba la prohibición de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa, ya que los representantes talibanes las convertirían en seminarios religiosos.

En las últimas horas se difundieron por redes sociales algunas fotos de las aulas de universidades, en las cuales había una división justo en el medio, para separar a hombres y mujeres.

Dentro de lo expuesto por La Nación, en el primer día de vuelta a la educación superior, además de esta división de aulas se establecieron algunos protocolos para evitar que hombres y mujeres tengan algún tipo de contacto.

Este protocolo consiste en la segregación de las estudiantes a determinadas partes del campus, la obligatoriedad de asistir con un hiyab que les cubra la cabeza y una túnica que tape completamente su cuerpo con excepción de las manos.

En un principio se estableció que las clases impartidas a mujeres sean dadas por profesoras, pero teniendo en cuenta los recursos disponibles en el país se optó por dividir las aulas. Incluso se ofreció a los profesores impartir clases separadas.

Las mujeres deben llegar antes a las aulas y esperar “encerradas” que la totalidad de los hombres dejen las instituciones, para poder salir.

Deja una respuesta