Denuncian abandono de personas por parte de la Clínica San Rafael

En la noche de ayer se dio a conocer una nueva denuncia hacia la Clínica San Rafael debido a un caso que venía siendo difundido en redes sociales por abandono de personas.

Se trata del caso de Jesús, un hombre salteño que atraviesa un difícil momento con la salud de su padre. Lo que sucede es que lo tuvo que internar en agosto ya que contrajo COVID-19 y es una persona de alto riesgo.

En su denuncia, el hoble asegura que hubo supuesto abandono de persona porque le dieron el alta sin brindarle la adecuada atención.

El anciano retornó a su domicilio y a los pocos días tuvieron que internarlo nuevamente en estado delicado en la Clínica Virgen de Urkupiña donde pelea por su vida.

“Abandonaron a mi padre. Él contrajo Covid y no tenía ninguna vacuna puesta. Es una persona mayor de 65 años. Tiene PAMI y le encontraron una habitación en la Clínica La Merced. Le hicieron un test, lo pagamos, salió positivo y nos dijeron que no atienden a ninguna persona con coronavirus. Nos tuvieron hasta las 12 de la noche del día 27 de agosto. Nos tuvieron de las 7 de la tarde hasta las 12 en el shock room de enfermería, si pasábamos de ese horario nos cobraban como si fuese una pieza” expresó.

“Mi papá ingresó el 28 de agosto y el 1 de septiembre le dieron de alta. En la clínica no le hicieron estudios, lo largaron así no más a la casa y su situación empeoró. Después de eso hice la denuncia al PAMI y lo ingresaron a la Clínica Virgen de Urkupiña, donde le hicieron todos los estudios y nos dijeron que no lo tendrían que haber dejado salir”, contó.

Agregó que en la Clínica San Rafael le hicieron gastar muchísima plata. “El Dr. Gutiérrez me dijo que le daba el alta, pero nos iba a gestionar internación domiciliaria, pero eso nunca pasó. Ahora mi papá está internado, sufrió dos paros y está entubado”, añadió.

Sobre esto indicó que intentó hacer la denuncia en la Policía, pero le dijeron que debe buscarse un abogado. “No sé a donde tengo que ir, necesito ayuda y una respuesta. Solo quiero contar la verdad, lo sucedido, y que a nadie más le pase. No hay teléfono para comunicarme con el Ministerio de Salud, no sé cómo llegar. Me cansé de llamar”, finalizó preocupado.

Deja una respuesta