1 de Abril: Día nacional del donante de médula ósea

El primer día del mes de abril se celebra en nuestro país el día que homenajea a los donantes de médula y tiene por objetivo la concientización e incentivo.

La fecha fue dispuesta en conmemoración de ese día del año 2003, cuando se creó el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) para trasplante, comúnmente llamadas médula ósea.

El Organismo se instituyó por Ley Nº 25.392, con sede en el Instituto Nacional Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), como depositario de los datos de identificación y filiación de los potenciales donantes.

Este Registro también tiene a su cargo la sistematización de la información derivada de los estudios de histocompatibilidad de las personas inscriptas como potenciales donantes.

Los inscriptos en el Registro Nacional de CPH forman a su vez parte de los más de 28 millones de donantes de la Red Mundial Bone Marrow Donors Worldwide.

Esto posibilita que cada vez que una persona requiere un trasplante la búsqueda se realice entre todos los donantes registrados en el mundo.

Cada año cientos de personas son diagnosticadas con enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficits inmunológicos.

Estas enfermedades pueden ser tratadas con un trasplante de CPH, conocido también como trasplante de médula ósea. Sin embargo, sólo entre el 25 y 30 por ciento de estos pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante compatible en su grupo familiar. El resto debe recurrir a un donante no emparentado a través de los registros de donantes voluntarios.

El Registro Nacional de Donantes de CPH argentino, creado por la Ley 25.392, funciona dentro del INCUCAI y forma parte de la Red internacional Bone Marrow Donors Worldwide (BMDW), que agrupa registros de más de 40 países.

Inscribirse como donante es un acto solidario y voluntario que busca facilitar los trasplantes de CPH a pacientes que no poseen donantes compatibles en su grupo familiar. Cuánto más variantes genéticas de donantes inscriptos existen, mayores son las posibilidades de los pacientes de encontrar una respuesta adecuada a la necesidad de trasplante.

Deja una respuesta