Juzgan a un hombre por escapar a Bolivia con una menor de edad

La jueza de la Sala II del Tribunal de Juicio de Tartagal, Asusena Margarita Vásquez, encabezó en la mañana de ayer la primera jornada en el juicio que se sigue contra Wisthon Díaz Solano.

Este hombre es acusado como autor del delito de privación ilegitima de la libertad agravada por la minoridad de la víctima y en perspectiva de violencia de género.

La madre de la joven había denunciado en febrero del año pasado la desaparición de su hija de 17 años, que no aparecía desde el 17 de ese mes. La mujer, que vivía en Aguaray, había conseguido localizar el celular de su hija en General Mosconi, y luego el del acusado, cuando ya se encontraban los dos en Yacuiba.

El hombre fue detenido unas semanas después, cuando reingresó al país desde Bolivia acompañado de la víctima.

Al comenzar la primera jornada se dio lectura a la acusación fiscal, luego de lo cual Díaz Solano se abstuvo de declarar. Ante esto, se dio lectura a la declaración indagatoria que prestó ante la fiscalía, en la que él dijo que la joven le pidió que se dieran a la fuga ante los maltratos de su madre.

Luego comenzó la ronda de testimoniales con la declaración de la madre de la víctima, aunque sólo lo hizo por unos momentos y luego solicitó retirarse.

A continuación, y sin la presencia del acusado, prestó declaración testimonial la víctima, que ya es mayor de edad. La joven contó que conoció al acusado en un merendero y luego de un mes de amistad iniciaron una relación sentimental.

Agregó que la decisión de escaparse de su casa e irse al extranjero fue del acusado, y que una vez que cruzaron la frontera por pasos no autorizados, viajaron hacia Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba. Dijo que cuando le pidió volver, él se negó hasta que estableció comunicación con el fiscal quien los recibió en la frontera de Aguas Blancas.

La defensa es ejercida por la defensora oficial Lorena Babicz. El Ministerio Público está representado por la fiscal Lorena Martínez.

Deja una respuesta