La CGT descartó el paro que planeaba para el lunes, pero podría darse el miércoles

Luego de toda la movilización en la jornada de ayer luego del ataque a la vicepresidenta y tras el decreto de feriado por parte del ejecutivo nacional, la CGT convocó de urgencia a su consejo directivo y dejó abierta la posibilidad de activar un paro general con movilización.

En repudio al atentado y en defensa de la democracia, la Confederación General del Trabajo declaró el “estado de alerta y sesión permanente”, aunque no terminó por saldar el debate sobre la posibilidad de convocar a un paro general que impulsan las corrientes internas del moyanista Frente Sindical, la Corriente Federal que encabeza el bancario Palazzo y la CTA de los Trabajadores que lidera Hugo Yasky.

Durante el encuentro, el co-secretario general de la CGT Héctor Daer aseguró que el ataque a la expresidenta “es consecuencia del odio”.

El debate fue tenso y las diferencias de los sindicalistas no pudieron superarse por eso el Consejo Directivo descartó por el momento la realización de un paro general, aunque reanudará ese día la discusión.

El Consejo Directivo cegetista volverá a reunirse el lunes por la tarde y allí determinar si se convoca a una medida de fuerza, donde distintos gremios insistirán en proponer un cese de actividades con movilización el miércoles 7 de septiembre.

Las regionales de la CGT, por su parte, convocaron y participaron en sus respectivas ciudades de las marchas y concentraciones para repudiar el intento de magnicidio, en defensa de la democracia y pedir la paz social. La misma decisión que adoptó la CTA Autónoma, que se plegó a las movilizaciones de ayer en todo el país.

Deja una respuesta