12 de Septiembre: Día Internacional de Acción contra la Migraña

Cada 12 de septiembre e celebra el Día Internacional de Acción contra la Migraña, para concienciar a la población sobre esta patología incapacitante que afecta a miles de personas en el mundo, caracterizado por dolores de cabeza y cefaleas.

La migraña es una patología que puede ser hereditaria, caracterizada por un fuerte dolor pulsante o palpitante en uno de los lados de la cabeza, generalmente acompañado por náuseas y vómitos. Se presenta con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se cataloga a la migraña entre una de las veinte enfermedades más incapacitantes en todo el mundo.

La migraña puede surgir a cualquier edad, aunque la mayoría de los casos ocurren entre los 20 y los 50 años. Además, tiene mayor afectación entre las mujeres que los hombres. Algunos de los indicios que avisan la posibilidad de padecerla, además del fuerte dolor de cabeza, son síntomas como visión borrosa, náuseas o estrés.

Se trata de una cefalea primaria, es decir, que se presenta de forma independiente y no está causada por otras enfermedades. Se caracteriza por la existencia de episodios, más o menos frecuentes, de dolor de cabeza (generalmente de un solo lado), que duran entre 4 y 72 horas y que suelen ser de intensidad fuerte o muy fuerte, produciendo en las personas que la padecen una situación de invalidez durante la etapa de dolor, teniendo que dejar de realizar la actividad que venían desarrollando, o limitando su eficacia y rendimiento.

La duración de la migraña puede variar desde unas horas hasta días, dependiendo de cada persona. Pueden repetirse con una frecuencia periódica aproximada de 15 días. Las migrañas pueden hacerse crónicas, por el abuso del uso de fármacos para tratarlas.

Las migrañas ocurren debido a que las células nerviosas del cerebro generan actividad eléctrica intensa, que afecta algunas funciones como la vista, el equilibrio, la coordinación muscular, la sensibilidad y el lenguaje.

Entre los desencadenantes más comunes de las migrañas se encuentran la rigidez en cervicales -cuello y hombros-, la presencia de determinados olores, comidas, el consumo de tabaco, la falta de sueño, el estrés, entre otros.

Deja una respuesta