bettina

13 de enero: Día Internacional de la Lucha Contra la Depresión

Cada 13 de enero se conmemora el Día Internacional de la Lucha Contra la Depresión, con el objetivo de sensibilizar, orientar y prevenir a la población a nivel mundial sobre esta enfermedad, cuyas cifras aumentan de manera desproporcionada en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de un trastorno mental frecuente que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Asimismo, es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad. La depresión impacta en personas de todas las edades, sobre todo en adolescentes y de la tercera edad.

Causas de la depresión:

  • Antecedentes personales y/o familiares con cuadros depresivos.
  • Composición química, genética y hormonal.
  • Exposición a situaciones estresantes y traumas.
  • Problemas económicos.
  • Situación laboral o desempleo.
  • Pérdida o enfermedad de un ser querido o mascota.
  • Rupturas sentimentales, divorcios.
  • Enfermedades preexistentes que pueden provocar síntomas depresivos, como el hipotiroidismo, la mononucleosis, entre otras afecciones.
  • Presiones de tipo social como el bullying (acoso escolar), cyberbulling (acoso por redes sociales) o mobbing (acoso laboral).

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves. A continuación algunos síntomas:

  • Descenso marcado en el estado de ánimo;
  • pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar;
  • reducción de la energía que produce una disminución de la actividad;
  • ansiedad;
  • alteraciones del sueño y del apetito;
  • sentimientos de culpa y baja autoestima;
  • dificultades de concentración;
  • incluso síntomas sin explicación médica.

Para prevenir esta enfermedad, la OMS recomienda programas que apunten a su reducción: que promueven un modelo de pensamiento positivo, mantener un estilo de vida saludable y contacto social.

Además, según su clasificación y teniendo en cuenta el criterio profesional, se podrán llevar a cabo tratamientos combinados entre terapias psicológicas y/o tratamientos con psicofármacos. A su vez, debe considerarse la eficacia de los tratamientos psicosociales y la necesidad de apoyos en el acompañamiento durante el tratamiento, para garantizar la integralidad del mismo.

Deja una respuesta