17 de noviembre: Día de la Militancia

Cada 17 de noviembre, en nuestro país, los ciudadanos que son afines a la rama política marcada por el peronismo celebran el día de la militancia.

La fecha recuerda al 17 de noviembre de 1972, día en que el general Juan Domingo Perón volvió a la Argentina tras 18 años de exilio después del golpe de Estado recordado como la Revolución Libertadora, ocurridos en septiembre de 1955.

El peronismo recuerda el 17 de noviembre como un símbolo de la resistencia y la militancia en los casi 20 años donde fue proscripto.

Su retorno marcaba el final de un ciclo político. Otro gobierno de facto, conocido como “Revolución Argentina” y que había comenzado en 1966, comenzaba a resquebrajarse por la situación económica junto con la cada vez más conflictiva situación política a la que intentó disciplinar sin éxito a base de represión. La vuelta de Perón era todo un símbolo.

En un amplio operativo de seguridad las fuerzas militares cortaron las rutas para impedir la llegada de los manifestantes, reteniendo a Perón en el Hotel Internacional de Ezeiza con la excusa de protegerlo.

Finalmente al día siguiente permitieron su salida hacia su residencia de Gaspar Campos, en Vicente López. Una multitud se manifiestó allí en forma incesante, ansiosos a que se asome por una ventana de la residencia, especialmente los jóvenes que podrían verlo y escucharlo por primera vez.

El 16 de noviembre, el gobierno de Lanusse tomó medidas extremas de seguridad rodeando el aeropuerto Ezeiza con fuerzas militares para evitar que los militantes se acercaran a recibir a Perón, pero a pesar de ello miles de peronistas se lanzaron a las calles bajo una fuerte llovizna y algunos lograron cruzar el río Matanza.

Mientras tanto, en el avión, 154 hombres y mujeres, entre ellos 22 presidentes provinciales del Partido Justicialista y del distrito capital, miembros retirados de las Fuerzas Armadas, de la CGT, de las 62 organizaciones, del empresariado, ex funcionarios, ex legisladores, científicos, artistas, profesionales, sacerdotes y deportistas, acompañaron a Perón en su regreso.

Permaneció en Buenos Aires solo 29 días y volvió a irse a España, de donde retornó definitivamente el 20 de junio de 1973, de la mano del presidente justicialista electo Héctor Cámpora, quien renunció a su cargo para que Perón pudiera asumir, luego de elecciones abiertas, su tercera y última presidencia.

Deja una respuesta