23 de Junio: Día internacional de las viudas

Cada 23 de junio se celebra el Día Mundial de las Viudas, declarado en 2010 por la Organización de las Naciones Unidas con el fin de dar voz a las mujeres que perdieron a su marido y promover sus derechos y el apoyo especial que necesitan.

La importancia de esta fecha radica en que, en muchos países, a las viudas se les niegan los derechos de herencia sobre el terreno en el que se basaron para su sustento o son desalojadas de sus hogares, siendo forzadas a matrimonios no deseados o rituales de viudez traumatizantes.

Estas mujeres, además, en algunas sociedades son estigmatizadas de por vida, rechazadas y avergonzadas; y muchos de estos abusos pasan desapercibidos e incluso se normalizan.

De acuerdo a las estadísticas se estima que en el mundo hay más de 285 millones de viudas, de las cuales más de 115 millones viven en la pobreza extrema. No se trata solo de las viudas, sino también de los hijos huérfanos menores de edad que en la mayoría de los casos no cuentan con el debido apoyo socio-económico y familiar.

En Asamblea General de las Naciones Unidas del año 2010 se reconoció este día para concienciar a la humanidad acerca de esta realidad que se afronta en varios países, destacando la labor de organizaciones no gubernamentales y fundaciones sin fines de lucro que trabajan en pro de sus derechos.

A día de hoy, mientras los conflictos armados, la migración y la pandemia COVID-19 dejan a decenas de miles de mujeres viudas o con sus parejas desaparecidas, las experiencias y necesidades únicas de estas mujeres deben pasar a un primer plano a través de sus propias voces.

El sitio de naciones unidas expone que la experiencia de pandemias pasadas muestra que a las viudas a menudo se les niegan los derechos de herencia, se les arrebata sus propiedades después de la muerte de su pareja y pueden ser objeto de estigma y discriminación como “portadoras” de enfermedades.

A nivel global, las mujeres tienen menos posibilidades de acceso a pensiones de vejez que los hombres, por lo que la muerte de un cónyuge puede conducir a la indigencia de las mujeres mayores.

En el contexto actual, las viudas pueden no tener acceso a cuentas bancarias y pensiones, ya sea para pagar la atención médica si enferman o para mantenerse a sí mismas y a sus hijos. Con familias de madres solteras y mujeres mayores solteras, que ya de por sí son particularmente vulnerables a la pobreza, esta es un área que necesita atención urgente.

Deja una respuesta