23 de noviembre: Día Internacional del Asesor de Imagen

Cada 23 de noviembre se rinde un especial homenaje a aquellos profesionales que se destacan por apoyar a las personas en lograr una apariencia impecable. Se celebra el Día Internacional del Asesor de Imagen.

Los asesores de imagen son los encargados de crear una buena impresión de las personas partiendo de su forma de hablar, vestir y comportarse.

Las personas,  suelen acudir a estos profesionales en un momento determinado de su vida, es decir, cuando más necesitan de un consejo para verse y sentirse bien.

Estos especialistas analizan de manera profunda el aspecto de la persona, proyectando lo mejor y lo que más le favorece con los “puntos fuertes” de la personalidad, según los expertos en esta área el cambio inmediato es notorio de manera externa pero también se relaciona con la parte interna, pues “quien se siente bien consigo mismo y lo acompaña con la manera en que un asesor le recomienda, definitivamente proyecta la seguridad que llevaba dentro.

De manera social, se lleva también un protocolo de modales, en donde se saca el máximo potencial que distingue el porte de la persona.

La fecha se estableció en el año 2012 por la Asociación Internacional de Asesores de Imagen (AICI) en México, donde decidieron plantear la idea de tener un día en específico para reconocer la labor de los trabajadores de esta área.

Es por ello que, en 2013, durante la Conferencia Internacional de AICI, llevada a cabo en Estados Unidos, se decidió nombrar El Día Internacional del Asesor de Imagen, cada 23 de noviembre.

Las principales funciones de un asesor de imagen personal son las siguientes:

  • Analizar la imagen del cliente (ropa, apariencia personal, rasgos físicos).
  • Asesorar al cliente sobre los estilos, colores y diseños de ropa a usar, tomando en cuenta su personalidad, estilo de vida y presupuesto de gastos.
  • Dar a conocer al cliente las últimas tendencias de moda y accesorios.
  • Indicar las pautas básicas acerca de cómo relacionarse con otras personas, mediante la comunicación verbal (vocabulario que debe utilizar) y la comunicación no verbal (forma de caminar, de sentarse).
  • Dictar programas de formación, seminarios y talleres sobre imagen personal, relaciones públicas, entre otros temas de interés.
  • Estructurar un programa de Asesoría en Imagen, así como un plan de acción, tomando en cuenta el estilo y necesidades de cada cliente.

Deja una respuesta