29 de mayo: Día Nacional del Folklorista

Cada 29 de mayo se celebra el Día Nacional del Folklorista y se recuerda la figura de Andrés Chazarreta, músico santiagueño que dejó huella en la música popular y es considerado el “patriarca” del folklore argentino.

Por su valioso aporte a la identidad cultural de nuestro país, en 2011 se instituyó la fecha de su natalicio como el Día Nacional del Folklorista, mediante la Ley 26665.

¿QUIÉN FUE ANDRÉS CHAZARRETA?

Andrés Avelino Chazarreta nació el 29 de mayo de 1876 en Santiago del Estero y fue el primer difusor de la música argentina y principal promotor del género que lo llevó por todo el país desde 1906 con su Conjunto de Arte Nativo, cuyo momento histórico fue la presentación en el Teatro Politeama, de Buenos Aires, el 16 de marzo de 1921.

“Fue docente, hombre de familia, ciudadano ejemplar y el primer folklorista autoproclamado y reconocido. Hoy, su vieja casona familiar en la capital santiagueña, es un museo folklórico que lleva su nombre”, apunta el sitio web de www.cultura.gob.ar.

ANDRÉS CHAZARRETA: EL FOLKLORISTA QUE RECOPILÓ Y DIFUNDIÓ LA MÚSICA NATIVA DE ARGENTINA

Durante más de cincuenta años, Chazarreta recogió, versionó y grabó numerosas obras del cancionero popular del noroeste argentino. De este modo, evitó que estas canciones quedaran en el olvido y logró que trascendieran las fronteras de la región.

“En 1906 formó el Conjunto de Arte Nativo, compuesto por 30 personas, entre músicos y bailarines, con el que recorrió las provincias del norte. Quince años después, el 16 de marzo de 1921, la compañía realizó una histórica función en el Teatro Politeama de la Ciudad de Buenos Aires, con la que consiguió que, por primera vez, la música folclórica llamara la atención en la Capital Federal, hecho que se vio reflejado en las crónicas periodísticas de la época”, indica el sitio web de defensoria.org.ar.

A lo largo de su vida, Chazarreta registró 395 temas musicales en Sadaic. Entre piezas de su autoría y recopilaciones de obras tradicionales anónimas, se cuentan la “Zamba de Vargas”, “Siete de abril”, “Criollita santiagueña”, “La Telesita”, “El Kakuy” y “El Tucumano”. Y no solo eso, también se le debe la clasificación de gran parte de los estilos musicales folclóricos argentinos, como el escondido, el cuándo, el llanto, el pala pala, la refalosa, la remesura, los aires, el triunfo, entre otros.