El arzobispado de Salta dispuso la conformación de un Ministerio del Exorcismo

Durante los últimos días la provincia fue noticia nacional debido a la insólita decisión del arzobispado en la conformación de un Ministerio de Exorcismos.

El monseñor Cargnello, quien meses atrás había sido denunciado por violencia de género y económica, firmó la creación del organismo y designó a dos sacerdores como los encargados de llevar a cabo los ritos de exorcismo.

“El Demonio, sigue empeñado en alejar a las almas de Dios invitándolas, a través de la tentación, a pecar. Por eso podemos afirmar que ese es el peor de los males, y causa de tantos otros. A esto se lo suele denominar, ‘acción ordinaria del demonio’”, señaló en sus primeras líneas el texto oficial que lleva la firma de Mario Antonio Cargnello.

“El Demonio puede actuar de forma extraordinaria a través de la infección de lugares, la vejación a personas y la más extrema, que es la posesión”, continúa el comunicado.

“La Iglesia, mediante el ministerio del exorcista, tiene el poder de expulsar los demonios de una persona posesa realizando el rito del exorcismo. Para esta Arquidiócesis he designado a los presbíteros Loyola Pinto y de Sancristóval y Héctor Fernando Campero como tales”, explica el informe.

En este marco, fuentes cercanas a la Conferencia Episcopal Argentina en dialogo con el medio Infobae brindaron comentarios al respecto.

“Que un obispo designe a un exorcista en su diócesis es una de las prácticas más antiguas que tiene la Iglesia. El obispo puede poner siempre a disposición a un sacerdote para este tipo de funciones. En algunas se conoce el nombre del responsable y en otras no. Es algo bastante habitual en la iglesia”, aclararon.

Si bien la Conferencia Episcopal Argentina nuclea a los obispos del país, los titulares de cada territorio tienen facultades para tomar decisiones como las de la Iglesia salteña. “Por supuesto, son decisiones que están en comunión con la Iglesia”, concluyeron.

Deja una respuesta