El BID aprobó un crédito para Argentina de US$1.140 millones

Luego de la visita de la ministra de economía Silvina Batakis a los Estados Unidos, y del desembolso aprobado para nuestro país por parte del Banco Mundial, aprobaron un nuevo crédito para la Argentina.

En medio de su enfrentamiento con el Gobierno, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó hoy un crédito por USD 200 millones mientras sigue la disputa por otros USD 500 millones que el presidente Mauricio Claver-Carone se niega a desembolsar.

El mismo contará con un aporte adicional de 100 millones de euros de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y otros 100 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones (BEI), precisó la entidad multilateral en un comunicado.

Este préstamo es de un monto total de US$1.140 millones y tiene el objetivo de integrar proyectos de generación de energía renovable, que en la actualidad tienen problemas para incorporarse al sistema nacional por falta de capacidad.

“Esta primera operación tiene como objetivo contribuir a la descarbonización del sector eléctrico al disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero y al desarrollo humano, a través de la ampliación y modernización de los sistemas de transporte de energía eléctrica. Dentro de las inversiones a realizar se encuentran obras que permitirán el fortalecimiento y modernización de los sistemas de transmisión localizados en distintas provincias del país”, detalló la entidad desde la capital norteamericana.

En su mayoría se trata de la construcción de líneas de 132kv y estaciones transformadoras, con un fuerte eje en el federalismo, para lo que está prevista una obra por provincia, que fueron definidas en el Consejo Federal de Energía Eléctrica, donde están representados los gobiernos provinciales.

Según aseguraron las fuentes oficiales, estas obras promoverán el trabajo argentino tanto directo como para la fabricación de insumos nacionales.

Claver Carone, designado por Donald Trump al frente del BID, traba el desembolso de dos créditos, uno por u$s 500 millones y otro por u$s 300 millones que el Gobierno y el FMI habían contemplado en el cronograma de financiamiento externo para este año.

El titular del Banco, escribió en el WSJ que no puede dar el “visto bueno” a nuevos fondos para la Argentina, ya que, en su visión, debería preservar a la cartera de créditos del banco ante el riesgo de prestarle a un país con este historial y en este contexto.

Deja una respuesta