La ATP anunció la incorporación del “coaching” en partidos oficiales

La ATP anunció este martes un cambio en las reglas del tenis profesional que cambiarán la forma en la que se juega actualmente: permitirá el “coaching” en los partidos.

Se trata de una práctica en la que los entrenadores puedan dar instrucciones directamente a sus jugadores en la cancha durante un partido, como lo haría un director técnico en un partido de futbol.

La iniciativa estará inicialmente puesta a prueba durante la segunda mitad de la temporada y, si la experiencia es positiva, se establecerá definitivamente en el circuito, como sucede desde hace algunas temporadas en el tenis femenino.

Esta incorporación se dará primeramente en una suerte de etapa experimental que comenzará la semana del 11 de julio, hasta fin de año, incluido el US Open y las Finales ATP.

Desde noviembre, los técnicos podrán dar instrucciones y asesorar a los tenistas desde los asientos de los entrenadores, tanto en las fases previas de los torneos como en el cuadro final.

Cabe destacar que, en los últimos años ya se había estudiado de qué manera se podría implementar esta medida en el circuito, sobre todo en las NextGen Finals, donde pudimos ver a entrenadores y jugadores compartiendo estrategias a través de unos cascos.

Las indicaciones de los preparadores a sus jugadores en la pista estaban prohibidas hasta ahora y los tenistas podían ser, incluso, sancionados si la comunicación entre ambos era evidente y detectada por el juez árbitro. Ahora el salto será mucho mayor, abarcando todo el circuito ATP y también el circuito WTA, donde ya existía esta medida previamente.

“Este anuncio brinda unidad para la segunda mitad de la temporada entre el ATP Tour, el US Open y el Hologic WTA Tour”, explica la competición.

Cabe destacar que en los torneos de tenis femenino ya estaban permitidas las instrucciones de los entrenadores desde hace varias temporadas.

Es habitual ver cómo en los intercambios de lado, mientras las jugadoras están sentadas, el preparador asesora en la propia pista a sus pupilas.

Deja una respuesta