La OMS aseguró que la ola de calor en Europa causó 1700 muertes

En medio de las altísimas temperaturas que están registrando algunos países europeos, la OMS se expresó al respecto, y calificó las muertes sucedidas como “innecesarias”.

La oficina europea de la Organización Mundial de la Salud dijo este viernes que la ola de calor en Europa fue responsable de 1.700 muertes solo en la Península Ibérica y pidió una acción conjunta para hacer frente al cambio climático.

“El calor mata. En las últimas décadas, cientos de miles de personas han muerto como resultado del calor extremo durante olas de calor prolongadas, a menudo con incendios forestales simultáneos”, dijo en un comunicado el director regional de la OMS para Europa, Hans Kluge.

“Este año, ya hemos sido testigos de más de 1.700 muertes innecesarias en la actual ola de calor en España y Portugal”, agregó.

El experto recordó a las autoridades nacionales y locales que “los planes de acción integrales de salud y calor salvan vidas y fortalecen la resiliencia de las comunidades y las personas para hacer frente al calor extremo” y recalcó que la exposición al calor extremo “a menudo exacerba condiciones de salud preexistentes”.

“El golpe de calor y otras formas graves de hipertermia (una temperatura corporal anormalmente alta) causan sufrimiento y muerte prematura. Las personas en cualquiera de los extremos del espectro de vida (bebés y niños y personas mayores) corren un riesgo particular”, agregó.

El director regional destacó que la exposición al calor extremo “a menudo exacerba las condiciones de salud preexistentes” y señaló que “las personas en cualquier extremo del espectro de la vida están en riesgo.

En respuesta a una pregunta de la prensa, la OMS Europa explicó que la cifra era una estimación preliminar basada en los informes de las autoridades nacionales, y que la cifra “ya había aumentado y seguirá aumentando en los próximos días”.

También añadió que el número real de muertes asociadas con la ola de calor no se conocería durante semanas.

“Los acontecimientos de esta semana apuntan una vez más a la necesidad desesperada de una acción paneuropea para abordar eficazmente el cambio climático”, destacó Kluge.

Deja una respuesta