13 de Julio: Día del Electricista

El 13 de julio se celebra en nuestro país el día que rinde homenaje a aquellos profesionales que se dedican a la refacción y el tratado de instalaciones eléctricas.

Se trata de personas que están capacitadas para manipular cables de alta tensión, fusibles, enchufes o transformadores y herramientas específicas para la electricidad.

Un electricista necesita de una formación y existen muchas ramas para su especialización. Por eso es importante conocer y reconocer la historia del trabajador de este rubro y de esa manera valorar siempre su loable trabajo.

Esta fecha se conmemora anualmente en recuerdo a la creación de la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF), constituida el 13 de julio de 1948 con la participación de 29 organizaciones gremiales.

La fecha fue instituida un año después, en agosto de 1949, cuando la entidad federativa consigue la personería gremial y sesiona el primer congreso ordinario en la ciudad de Rosario. El 31 de agosto de ese año firman el primer Convenio Colectivo de Trabajo de alcance nacional con el sector eléctrico y se instituye el 13 de julio como Día del Trabajador de la Electricidad.

La búsqueda de mejores condiciones de trabajo por parte de los trabajadores del sector electromagnético argentino, comenzó en el mismo momento en que se disponían las primeras instalaciones del servicio eléctrico.

Hasta 1943 existían solo dos sindicatos de Luz y Fuerza en: Tucumán (con 24 años de existencia) y Rosario (con 15 años). A partir de ese momento, en tan solo cinco años se fundaron otros cinco como respuesta a los atropellos que se cometían contra los trabajadores de las empresas privadas de electricidad que estaban en manos de capitales extranjeros.

Con el paso de los años, y de a poco, se fueron coordinando acciones con el principal objetivo de defender los derechos de los trabajadores y fue así que se crearon nuevos convenios para la confección de comisiones mixtas que se encargarían de temas vinculados a la higiene, seguridad y medicina del trabajo.

Cada provincia, en forma paulatina, fue creando su propio sindicato con la impronta propia del lugar con su respectiva problemática.

Deja una respuesta