Robó en un club de campo, fue atrapado y deberá resarcir a la víctima con $5000 mensuales

Un hombre de 26 años fue condenado por un robo cometido en el Club de Campo Capiasú (Ruta 21, Cerrillos).

La jueza María Victoria Montoya Quiroga, vocal de la Sala II del Tribunal de Juicio, hizo lugar por un año al pedido de suspensión de juicio a prueba presentado por Máximo Facundo Acoria (26), quien había llegado a la audiencia imputado por el delito de robo calificado.

El acusado fue encontrado al momento del ilícito en posesión de electrodomésticos que no le pertenecían y que no podía justificar.

De hecho, una persona, cercana a la victima del robo fue quien reconoció la situación y alertó a las autoridades.

Se estableció que la reparación por los daños causados por el delito sea la ofrecida por el acusado, consistente en el pago al damnificado de 50 mil pesos en diez cuotas de 5 mil pesos.

Para conservar el beneficio concedido, el imputado también deberá cumplir una serie de obligaciones como abstenerse de cometer nuevo delito; adoptar oficio, arte o profesión adecuada a su capacidad; realizar tareas comunitarias en un merendero de barrio Paraísos (Cerrillos) durante cinco horas semanales, por el lapso de doce meses, y acreditar el cumplimiento de esta medida presentando las constancias correspondientes ante la Secretaría de Control de Suspensión de Juicio a Prueba, entre otras reglas de conducta.

Junto a otros sujetos, el imputado entró a una casa que en ese momento se encontraba desocupada y sustrajeron electrodomésticos.

Un pariente del damnificado, que vive muy cerca, observó el momento en que los ladrones se retiraban en un auto rojo.

Este último opto por seguirlos y dar aviso al Sistema de Emergencia 911. Poco después, el personal policial identificó y demoró a Acoria como uno de los autores del hecho.

Deja una respuesta