Un arquitecto wichí presentó un proyecto para realizar viviendas en comunidades

En medio de la búsqueda de un plan para la construcción de un programa de viviendas para las comunidades originarias del interior de la provincia, un arquitecto wichí presentó su proyecto.

Se trata de Policarpo Zerpa, quien se encuentra realizando presentaciones a distintos referentes de comunidades de su proyecto de vivienda en el que reintrepreta el habitar de las comunidades, tomando en cuenta tanto su cosmovisión y costumbres como el clima.

El profesional es oriundo de Misión San Felipe, y presentó su proyecto para el trabajo en terreno en Carboncito, donde vive parte de su familia.

La última presentación fue en Tartagal donde referentes de comunidades de la Ruta 86 participaron de un encuentro en el que, junto al delegado de Asuntos Indígenas, Marcelo Córdova, dieron detalles de las viviendas y de la iniciativa gubernamental que las incluye para dar respuesta al problema habitacional en la región.

Según detallaron desde el gobierno de la provincia, el programa tiene por “reemplazar los hogares muy precarios en los que viven numerosas familias de las comunidades originarias y gradualmente reemplazarlos por otras soluciones habitacionales adecuadas para los climas y temperaturas de cada zona, aptas y dignas”.

Al hacer su presentación, Zerpa explicó que el propósito del proyecto es involucrar a las comunidades en el desarrollo de estas viviendas, fortaleciendo el vínculo y sentido de pertenencia.

“Esta charla fue para contarles a mis hermanos wichí cómo encarar este programa de viviendas y comentarles que es un proyecto de solución constructiva donde la vivienda apunta a unir más a la gente de la comunidad”, expresó.

Detalló asimismo que el proyecto tiene el trasfondo de un trabajo multidisciplinar de investigación desde la Universidad Católica de Salta en el que se analizó el modo de vida de las comunidades para llegar a un concepto de vivienda adaptado que consiste en un sistema woodframe (de madera).

“Con una parte del techo sobreelevado para las corrientes de viento más un buen aislante térmico, la vivienda va a soportar las incidencias de la humedad y del calor y tendrá también un tratamiento contra insectos que deterioran la madera”, explicó.

Deja una respuesta